La oración, y la regla de oro

7 »Pidan, y se les dará, busquen, y encontrarán, llamen, y se les abrirá. 8 Porque todo aquel que pide, recibe, y el que busca, encuentra, y al que llama, se le abre. 9 ¿Quién de ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra? 10 ¿O si le pide un pescado, le da una serpiente? 11 Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan! 12 Así que, todo lo que quieran que la gente haga con ustedes, eso mismo hagan ustedes con ellos, porque en esto se resumen la ley y los profetas.

 (Reina Valera Contemporánea)
REFLEXIÓN

La oración es una relación de amor y confianza, nosotros exponemos nuestras peticiones, Dios oye y provee. Pero más que eso, Jesús hace la comparación de un padre con sus hijos, esa es una relación donde hay un fuerte vínculo, el hijo no se dedica sólo a pedir ni el padre sólo da, sino que hay lazos de sangre más estrechos; en una relación de padre e hijo también hay disciplina, instrucción, amor, comunicación.  Incluso si el padre no le diera alguna cosa que su hijo pidió, no por eso dejaría de ser su padre, no se rompería ese lazo tan fuerte que los une, entonces… ¿Por qué a veces lo hacemos nosotros con Dios? Como dijo Job: ¿recibiremos lo bueno y no lo malo?

La verdad es que no sabemos cómo recibir un NO de Dios, confundimos su bondad y sabiduría y reaccionamos heridos o amargados; aprendamos a confiar en su bondad y soberanía, en su carácter, Dios es bueno.

Pedir al Padre, acercarnos confiadamente, buscar hasta encontrar y si no has hallado… sigue buscando, continúa, persiste; también debemos llamar, y aunque a veces no obtengamos respuestas a la primera, hay que seguir llamando, llamar con fé confiando en que recibiremos respuesta y la puerta se abrirá.

Inmediatamente después viene la regla de oro “Así que, todo lo que quieran que la gente haga con ustedes, eso mismo hagan ustedes con ellos”.  Tal vez no hemos recibido porque no hemos sembrado, si tratamos mal y esperamos que nos traten bien… debemos ser coherentes. Tratemos bien, hagamos lo bueno, cumplamos nuestra parte; tal vez recibamos algo bueno, tal vez no, pero nosotros hicimos lo correcto.

ORACIÓN:

Señor Jesús, te reconocemos como Señor de nuestras vidas, tú estás en control, sabes lo que haces y conoces los tiempos.  Que podamos mantener un corazón noble, sin heridas o amargura, reconocemos tu señorío y sabiduría, y nos sometemos a tí con amor.  Te amamos y confiamos en tí, en tu naturaleza de bondad y amor, tu eres bueno siempre Dios, te amo y confío en tí. Amén.

MISIONES: Orar por España

En 1942 se descubrió el nuevo continente y a partir de allí España tuvo una gran presencia y ha tenido gran influencia en latinoamérica.

Señor te damos gracias por España, porque de alguna manera el Evangelio y las Escrituras nos llegaron a través de ellos, te pedimos que ahora ellos puedan descubrir la Verdad y el Camino verdadero, y nos uses para poder ayudarlos. Amén.

CANTO:  Alaba a Dios – Dany Berrios