Jesús y la oración

5 »Cuando ores, no seas como los hipócritas, porque a ellos les encanta orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para que la gente los vea; de cierto les digo que con eso ya se han ganado su recompensa. 6 Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y con la puerta cerrada ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

7 »Cuando ustedes oren, no sean repetitivos, como los paganos, que piensan que por hablar mucho serán escuchados. 8 No sean como ellos, porque su Padre ya sabe de lo que ustedes tienen necesidad, antes de que ustedes le pidan. 9 Por eso, ustedes deben orar así:

“Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

12 Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.

13 No nos metas en tentación, sino líbranos del mal.” 

[Porque tuyo es el reino, el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.]

14 Si ustedes perdonan a los otros sus ofensas, también su Padre celestial los perdonará a ustedes. 15 Pero si ustedes no perdonan a los otros sus ofensas, tampoco el Padre de ustedes les perdonará sus ofensas.

(Reina Valera Contemporánea)

 

REFLEXIÓN

Jesús sabía que en la cultura judía había mucha hipocresía; sin embargo, no se lanza de lleno hacia esos líderes religiosos que fingían piedad, sino que hace un llamado para aquel que quiere seguirlo, un llamado a dejar la hipocresía, a tener una relación personal en el secreto con el Padre, una relación que es íntima y privada… la oración.

A pesar de que les indica cómo deben orar, antes de ello advierte de no usar repeticiones y vanas palabras, o palabras rimbombantes.

No está por demás reflexionar:

  • ¿Cómo oro yo?
  • ¿Solamente oro por los alimentos, o cuando me ven?
  • ¿Tengo una vida de oración?
  • ¿Oro en el secreto? ¿Busco a Dios? ¿Espero a que Él me hable?

En cuanto al perdonar las ofensas de otros, es algo que debemos hacer por nuestro propio bien, para tener paz y porque Jesús lo dice. Es muy fácil decir que estamos bien con Dios, pero si no lo estamos con nuestros hermanos o semejantes…

  “Si alguno dice: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es un mentiroso.  Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto,  ¿cómo puede amar a Dios, a quien no ha visto?”   1a Juan 4:20

 

ORACIÓN:

Oh Jesús, perdóname porque no le he dado a la oración el lugar que le corresponde, quiero llevar una vida de oración, buscar al Padre en el secreto, ¡Ayúdame Espíritu Santo!, es el anhelo de mi corazón, amén.  

 

MISIONES: Orar por Camboya

Camboya es un país 95% budista, con muy poca presencia cristiana.   Hay mucha meditación y oración en ese país, pero no está enfocada al Dios vivo y verdadero.

Padre celestial ¡Camboya te necesita!, Te pedimos que hayan misioneros que vayan para que se predique tu Evangelio, y oigan, y crean y se salven; que puedan invocar tu nombre Jesús, amén.

 

 

CANTO: Cara a Cara / Te Deseo – Majo y Dan ft. Marcos Vidal