Jesús y la limosna

1»Cuidado con hacer sus obras de justicia sólo para que la gente los vea. Si lo hacen así, su Padre que está en los cielos no les dará ninguna recompensa.

2 Cuando tú des limosna, no toques trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para que la gente los alabe. De cierto les digo que con eso ya se han ganado su recompensa.3 Pero cuando tú des limosna, asegúrate de que tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha; 4 así tu limosna será en secreto, y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

(Reina Valera Contemporánea)

 

REFLEXIÓN

“Cuidado con hacer sus obras de justicia sólo para que la gente los vea.” Esta es una advertencia necesaria ante un ¡Gran peligro!

Recuerdo que durante un tiempo apoyé una fundación de niños autistas y de vez en cuando me enviaban información, reportes o agradecimientos y me sentía tan bien… fué allí donde advertí el peligro que las buenas obras tienen sobre nuestra conciencia, y si no tenemos cuidado, tenderemos a justificarnos o confiar en nuestra propia justicia, ese es el peligro de la religiosidad, y el camino de las religiones es que “hagan” algo para lograr su salvación o su felicidad.

La Palabra de Dios es clara en cuanto a ésto “no por obras para que nadie se gloríe”, la salvación es algo que se obtiene por fé, es un don, un regalo de Dios, Efesios 2:8-10.

Las obras que hacemos no es para obtener algo, sino porque ya lo hemos obtenido, hemos recibido el gran regalo de Dios que es la salvación por medio de Jesucristo; y por ello en respuesta es que hacemos buenas obras, porque hemos nacido de nuevo.

El otro peligro es que hagamos obras sólo para que la gente nos vea, ésto no tiene más sentido que la vanagloria, y recordemos que Lucifer cayó por buscar su propia gloria.

 

ORACIÓN:

Señor que las obras que yo haga sean en respuesta de tu amor, examíname y hazme ver si he caído en religiosidad, líbrame de buscar mi propia justicia; Señor que no caiga yo en vanagloria, reconozco que tu eres digno de toda la gloria, sólo a tí te pertenece, amén.  

 

MISIONES: Orar por Arabia Saudita   

Uno de los cinco pilares de la fé musulmana es dar limosnas a los pobres, ellos lo hacen por obligación y pensando que ganarán su salvación pueden hacer esto o también ofrecerse para inmolarse por la causa del islam.

Oremos para que los musulmanes puedan conocer a Jesús, su justicia, su sacrificio en la cruz, su resurrección y poder.  Oremos porque vengan a la verdad, y la Verdad los hará libres.

 

CANTO: Mi Roca – Hillsong