El afán y la ansiedad

25 »Por lo tanto les digo: No se preocupen por su vida, ni por qué comerán o qué beberán; ni con qué cubrirán su cuerpo. ¿Acaso no vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? 26 Miren las aves del cielo, que no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros, y el Padre celestial las alimenta. ¿Acaso no valen ustedes mucho más que ellas? 27 ¿Y quién de ustedes, por mucho que lo intente, puede añadir medio metro a su estatura? 28 ¿Y por qué se preocupan por el vestido? Observen cómo crecen los lirios del campo: no trabajan ni hilan, 29 y aun así ni el mismo Salomón, con toda su gloria, se vistió como uno de ellos.30 Pues si Dios viste así a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se echa en el horno, ¿no hará mucho más por ustedes, hombres de poca fe? 31 Por lo tanto, no se preocupen ni se pregunten “¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?” 32 Porque la gente anda tras todo esto, pero su Padre celestial sabe que ustedes tienen necesidad de todas estas cosas. 33 Por lo tanto, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.

34 »Así que, no se preocupen por el día de mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. ¡Ya bastante tiene cada día con su propio mal!

(Reina Valera Contemporánea)
REFLEXIÓN

¿Acaso no vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

Es bueno que trabajemos y nos esforcemos por tener lo suficiente y proveernos a nosotros y a los que dependen de nosotros, de hecho la Biblia misma nos insta a ello; pero ¿A qué costo lo estamos logrando?

Estamos perdiendo nuestra vida, nuestro cuerpo y tiempo en esta tierra por… ¡cosas!?

El versículo 27 dice que no podemos aumentar nuestra estatura, de manera que contentémonos con nuestro cuerpo, nos toca aceptarlo, amarlo y cuidarlo.

Versículo 33 “busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.”  Otra vez, ¿A dónde está dirigida nuestra mirada y nuestros recursos? 

Parece que el punto medular es la fe, Dios “¿No hará mucho más por ustedes, hombres de poca fe?” (v. 30)

Debemos trabajar y esforzarnos, pero confiar en Dios y en que vendrá el sustento, si permitimos que el afán y la ansiedad invadan nuestra mente y corazón, estamos perdiendo la batalla y debemos crecer en fé. 

“Basta a cada día su propio mal”

Vive un día a la vez.

ORACIÓN:

Señor ayúdame a confiar en tí, incrementa mi fe, que pueda creer que tu te interesas por mi vida y estás al pendiente de mí, como un padre por su hijo; renuncio a todo afán y ansiedad y confío en tí y en tu providencia Jesús, espero en tí y te creo, amén.

Misioneros en Camboya MISIONES: Orar por Camboya

Oramos por nuestros amados misioneros que se encuentran en Camboya Jorge y Betty Leyva, Dios les supla todo lo que necesiten, en lo físico, seguridad, idioma, estudio y trabajo, una comunidad que los haga sentirse integrados. Confiamos que puedes hacerlo Padre celestial, los dejamos en tus manos, amén.

CANTO:  Un día a la vez – Nena Leal