El amor hacia los enemigos

38 »Ustedes han oído que fue dicho: “Ojo por ojo, y diente por diente.”39 Pero yo les digo: No resistan al que es malo, sino que a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, preséntale también la otra; 40 al que quiera provocarte a pleito para quitarte la túnica, déjale también la capa; 41 y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. 42 Al que te pida, dale, y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.

43 »Ustedes han oído que fue dicho: “Amarás a tu prójimo, y odiarás a tu enemigo.” 44 Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, bendigan a los que los maldicen, hagan bien a los que los odian, y oren por quienes los persiguen, 45 para que sean ustedes hijos de su Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. 46 Porque si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa tendrán? ¿Acaso no hacen lo mismo los cobradores de impuestos? 47 Y si ustedes saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de más? ¿Acaso no hacen lo mismo los paganos?48 Por lo tanto, sean ustedes perfectos, como su Padre que está en los cielos es perfecto.

(Reina Valera Contemporánea)

REFLEXIÓN

Ahora Jesús va más allá de la llamada Ley del Talión “ojo por ojo, y diente por diente”, en un principio se dictó en Éxodo 21:24, para detener las venganzas y restringirlas en la proporción que había sido el daño; sin embargo los humanos tendemos a tomar lo que nos conviene, por ello Jesús viene no sólo a regular, sino a cambiar el esquema de nuestro pensamiento egoísta.

No reaccionar ante la ofensa, responder con bien el mal, permitir malos tratos, si pensamos que esto es imposible miremos a la Cruz, miremos a Jesús, porque ejemplo nos ha dado: “Y ustedes fueron llamados para esto. Porque también Cristo sufrió por nosotros, con lo que nos dio un ejemplo para que sigamos sus pasos.” 1a Pedro 2:21  Amemos con el amor con que fuímos amados.

Jesús nos quiere llevar al nivel más alto: amar a nuestros enemigos, bendecir a los que nos maldicen, hacer bien a los que nos odian, orar por los que nos persiguen… es difícil, pero no imposible.

Si Jesús vive en nosotros, si hemos sido transformados, tenemos ahora la naturaleza de Dios y esa es la que debe de verse, verse reflejada en nuestros actos y actitudes.   Si Dios es amor, debemos amar; si Él es manso y humilde nosotros estamos llamados a serlo… Está claro que no somos perfectos, pero nuestro vivir debe ser en camino a esa santidad, a esa perfección que Dios demanda y espera de nosotros. 

 

ORACIÓN:

Señor Jesús reconozco mis imperfecciones, pero mi deseo es amarte y seguir tus pisadas, ¡Ayúdame!, enséñame a amar a mis enemigos, deseo ser manso y humilde como tú, revestido del nuevo hombre, ¡Ayúdame Dios mío!, amén.  

 

MISIONES: Orar por Arabia Saudita  

En las ciudades sagradas del islam: La Meca y Medina, está prohibido el ingreso de No-musulmanes, y en el resto del país están muy restringidos; los cristianos allí sufren persecución, amenazas y muerte, por lo que algunos creyentes se desaniman; sin embargo otros se mantienen firmes con fé.

Oramos por la policía secreta y la yihad en Arabia Saudita, Jesús te pedimos que los enemigos de la cruz se conviertan en amigos tuyos, que los discípulos saudíes puedan amar, orar, y compartir su fe con sus enemigos y que éstos vengan a tus pies, transforma su corazón y ayúdanos a amarlos Espíritu Santo, en el nombre de Jesús, amén.

 

CANTO: Vengo a tí Jesús – Canción árabe cristiana

 

Me viste a mí – Jesús Adrián Romero