El bautismo de Jesús

11  »A decir verdad, yo los bautizo en agua en señal de arrepentimiento, pero el que viene después de mí, de quien no soy digno de llevar su calzado, es más poderoso que yo. Él los bautizará en Espíritu Santo y fuego.  12 Ya tiene el bieldo en la mano, de modo que limpiará su era, recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en un fuego que nunca se apagará.»

13  Jesús fue de Galilea al Jordán, donde estaba Juan, para ser bautizado por él.  14 Pero Juan se le oponía, diciendo: «Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?»  15 Jesús le respondió: «Por ahora, déjalo así, porque conviene que cumplamos toda justicia.» Entonces Juan aceptó. 

16 Después de ser bautizado, Jesús salió del agua. Entonces los cielos se abrieron y él vio al Espíritu de Dios, que descendía como paloma y se posaba sobre él.  17 Desde los cielos se oyó entonces una voz, que decía: «Éste es mi Hijo amado, en quien me complazco.»

(Reina Valera Contemporánea)

REFLEXIÓN

Los profetas surgían cuando había un llamado de parte de Dios al pueblo de Israel para que se arrepintieran de sus malas obras, y esto es también lo que hacía Juan; se le llama el bautista porque él los bautizaba en agua en señal de arrepentimiento (v.11), como un sello visible de algo interno.

Jesús viene para ser bautizado por Juan, no porque haya cometido pecados y se arrepienta de ello, sino “porque conviene que cumplamos toda justicia”; así que, si Jesús mismo se bautizó dándonos ejemplo, ¿Tenemos nosotros una excusa u objeción para no bautizarnos?

Bautizarnos es identificarnos con Cristo, con su muerte y resurrección, es una evidencia visible del señorío de Cristo en nuestras vidas.

Al igual que con Jesús, el bautismo se realiza a una persona viva que es consciente de lo que está realizando y entiende los alcances de su decisión, es morir a nosotros mismos, a nuestras pasiones y deseos para que Cristo pueda vivir en nosotros.

¿Ya has bajado a las aguas del bautismo?  ¿Te has bautizado? ¿Te has identificado con Cristo?

Después de ser bautizado Jesús salió del agua, como una promesa de su resurrección, nada ni nadie podría retenerlo y él obtendría la gloria eterna.

A pesar de que en la Biblia no aparece la palabra “Trinidad”, aquí aparecen las tres personas de Dios:

  • Dios Hijo, que acaba de ser bautizado y está en el Río Jordán
  • Dios Espíritu Santo, que desciende en forma “como de paloma” y se posa sobre Jesús
  • Dios Padre, que habla desde el cielo reconociendo a su Hijo y afirmando su amor y complacencia por Jesús.

 

ORACIÓN:

Señor Jesús quiero ser más como tú, quiero identificarme contigo, muéstrame que debo cambiar, quiero vivir como tú viviste, ayúdame Espíritu Santo para poder hacerlo, amén.

MISIONES: Orar por México  

Señor que así como se abrieron los cielos sobre Jesús y diste testimonio de Él, así mismo pase con nuestro México, que podamos seguir a Cristo y parecernos tanto a Él que también puedas estar complacido de éste país que amas, en el nombre de Jesús.

 

CANTO: Día Felíz – En espíritu y en verdad

 

CANTO: En esto creo (El Credo) – Hillsong Worship