Genealogía de Jesucristo

Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.

Abraham engendró a Isaac, Isaac a Jacob, y Jacob a Judá y a sus hermanos. Judá engendró con Tamar a Fares y a Zeraj, Fares a Esrón, y Esrón a Aram. Aram engendró a Aminadab, Aminadab a Nasón, y Nasón a Salmón. Salmón engendró con Rajab a Booz, Booz engendró con Rut a Obed, y Obed a Yesé. Yesé engendró al rey David, y con la que fue mujer de Urías el rey David engendró a Salomón. Salomón engendró a Roboán, Roboán a Abías, y Abías a Asa. Asa engendró a Josafat, Josafat a Jorán, y Jorán a Uzías. Uzías engendró a Yotán, Yotán a Ajaz, y Ajaz a Ezequías. 10 Ezequías engendró a Manasés, Manasés a Amón, y Amón a Josías. 

(Reina Valera Contemporánea)

REFLEXIÓN

A veces pasamos por alto las genealogías, nombre de los padres, hijos, números, etc., pero para los judíos era muy importante y para Dios también; tal vez nos podamos preguntar: “Si las genealogías son importantes para Dios ¿Por qué permitió que personas de dudosa o de mala reputación entraran en la genealogía de su hijo Jesús? ¿Por qué mancharla de tal manera?”

Y es que si esas personas hubieran seguido con su antigua manera de vivir sería cierta tal pregunta, pero en sus vidas pasó algo, ellos tuvieron un encuentro con Dios y su vida fue cambiada, y por las misericordias de Dios es que tienen acceso al privilegio de pertenecer a la línea de la genealogía de Jesucristo.

Esa misericordia es la misma que hoy te extiende, te acepta tal cual eres y te llama a tener un encuentro con Dios mismo, ven a Él y serás transformado, acércate y serás parte de algo bueno que ya tiene preparado.

ORACIÓN

Señor Jesús me acerco a ti reconociendo mis fallas, pecados y fracasos, reconociendo que te necesito y necesito tu perdón, te pido que seas mi Salvador, que me rescates de esta vida que he llevado y que seas mi Señor, que me muestres cómo he de vivir; ven a mi vida y corazón, te necesito Jesús, amén.  

MISIONES: Orar por Alemania 

Aunque Alemania es una nación poderosa y de primer mundo, tienen personajes y episodios que quisieran borrar de su historia y que son una afrenta para su nación.   Oremos para que los alemanes se acerquen a Dios y reconozcan que Él es el único que puede cambiar su vergüenza, traer restauración y recompensa Isaías 61:7.

 

CANTO: Cambiaré mi tristeza – Hillsong United